“Estamos mucho más cerca que nunca del salto cualitativo, revolucionario en el escenario del mundo, el socialismo está más cerca que nunca”

Recientemente he podido contactar con algún camarada del Partido Popular Socialista de México. Sinceramente y aunque es un partido muy veterano ignoraba de él incluso su existencia.

Ha sido ponerme a investigar en internet y descubrir a un partido comunista, que mantiene en alto las banderas de Marx, Engels y Lenin y con una actividad dirigida a la clase obrera mexicana y con la perspectiva de construir el socialismo. Pienso que hacerles esta entrevista vendrá bien para conocerles mejor y que en Euskal Herria se pueda saber de este partido.

La primera pregunta, camaradas es obvia…un poco explicarnos un poquito la historia de vuestro partido, cuales han sido las luchas en las que habeis participado.

Nuestro partido nació en 1948 como un partido antimperialista, que agrupaba en su seno distintos sectores de la sociedad, entre éstos, una importante corriente marxista, encabezada por Vicente Lombardo Toledano, un profundo conocedor del Materialismo Dialéctico e Histórico, e impulsor de su desarrollo teórico; aunque es más conocido en el mundo por sus actividades como dirigente sindical, y, asimismo, por las numerosas calumnias que se urdieron en su contra.

Doce años después, en 1960, el partido en su conjunto abrazó el marxismo y se convirtió en un partido comunista, aunque nunca formó parte de la III Internacional. Desde entonces, ha estado presente en todas las luchas importantes en el ámbito nacional, combatiendo al imperialismo y luchando por nuestra plena independencia económica y política, que concebimos como parte fundamental de nuestra vía al socialismo; y en el campo internacional, ejerciendo la solidaridad con todos los pueblos que luchan por su emancipación y por una sociedad mejor.

A lo largo de nuestra existencia, hemos tenido tres denominaciones: Partido Popular, de 1948 a 1960; Partido Popular Socialista, de 1960 a 2002, y Partido Popular Socialista de México, desde 2002 a la fecha.

Existen varios partidos en México, como en casi todo el mundo, por otra parte, que se reclaman comunistas. ¿Qué diferencias pensais que teneis del resto de opciones comunistas mexicanas?

La fragmentación, en efecto, es enorme. En el ámbito de quienes se proclaman comunistas, en México, hay múltiples afinidades y numerosas discrepancias. Unas y otras se originan en diversas maneras de interpretar la teoría y aplicarla a la realidad, que generan distintas lecturas de nuestro proceso histórico, nuestra actualidad social, el camino para avanzar hacia un futuro superior, e incluso en qué consiste, en concreto, ese porvenir mejor. Una parte importante de nuestro esfuerzo consiste en trabajar hacia la unidad ideológica con todas las agrupaciones e individualidades con las que vaya siendo posible, a partir de fortalecer las afinidades e ir acotando las diferencias. En este sentido, tenemos varios procesos en marcha.

Un poquito, comentadnos cual es la visión que teneis hoy dia del socialismo en este año 2020 en México y en Nuestra América.

Pensamos que esta región es una de las más dinámicas en el mundo de hoy. La lucha que libran nuestros pueblos es sobre todo antineoliberal y antimperialista, pero con perspectiva socialista, puesto que el desenvolvimiento capitalista ya está clausurado; y contiene una muy amplia gama de particularidades, pero los dos rasgos mencionados nos son comunes y nos hermanan, como sucede con todo nuestro proceso histórico.

Como vasco, como independentista, soy muy sensible a la cuestión nacional. También Lenin lo era y, si no, ahí está su obra “El derecho de las naciones a la autodeterminación” ¿Compartis esa sensibilidad y pensais que las naciones sin estado como la mía, como Euskal Herria tienen derecho a la independencia para poder, de esta manera, construir el socialismo?

Pensamos que, a cada pueblo, a su clase trabajadora políticamente organizada en un partido comunista, le corresponde trazar su vía revolucionaria de acuerdo con sus circunstancias concretas, entre éstas, el grado de desarrollo de las fuerzas productivas y sus condiciones subjetivas y culturales, derivadas de su proceso histórico. Mal haríamos en querer discernir por ustedes, camaradas, lo que conviene a ustedes.

Pero hablemos in poquito de México, del inmenso país azteca que, por cierto, tuve el gusto de conocer hace unos años… ¿Qué radiografía hariais de su actual situación política?

Con el arribo de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México, nos pusimos en sintonía con otros pueblos hermanos, como Venezuela Bolivariana y Bolivia. Al fin dejamos atrás una larga etapa de retrocesos que duró 36 años, desde que una corriente entreguista de la burguesía se apoderó del gobierno y puso en marcha las políticas neoliberales: paso a paso, fue destruyendo todo lo que ya había construido nuestro pueblo; proliferaron las privatizaciones; la soberanía económica, alimentaria y energética fue destruida; el nivel de vida del pueblo se abatió; surgió un pequeño grupo de multimillonarios y, al mismo tiempo, una inmensa masa de pobres, como fruto de un proceso acelerado de concentración de la riqueza. Contábamos con un Estado nacional en muchos aspectos semejante a los que van surgiendo en otros países de Nuestra América a partir de la victoria electoral de Hugo Chávez en Venezuela, en 1999. Pero fue desmontado del todo, y remplazado por uno dependiente del capital financiero internacional y sus instituciones. 

Con la victoria electoral de julio de 2018, se abrió una nueva etapa, de carácter progresista, que puede llegar a adquirir un carácter revolucionario, si logramos imprimírselo, y que podría llevarnos a la antesala del socialismo, como es nuestro propósito. Para esto, al mismo tiempo que tenemos que defender y consolidar lo ya logrado –que es duramente combatido por el imperialismo y la derecha—tendremos que impulsar grandes cambios en la correlación de fuerzas al interior de lo que podemos llamar el gran frente antineoliberal y antimperialista, que sustenta el proceso en marcha.

¿Cuál es el nivel organizativo de los sectores obreros y populares mexicanos…y también de las diferentes comunidades indígenas?

Por hoy, el nivel de organización obrero y popular es todavía precario. La gran mayoría de los sindicatos fueron destruidos o mediatizados durante la larga etapa de predominio de los neoliberales. El sistema de partidos también se transformó en uno afín al Estado neoliberal dependiente del imperialismo. Las comunidades indígenas tienen tradiciones culturales muy arraigadas que provienen de la época comunal originaria –o del comunismo primitivo–, que, en nuestro caso y en varios más de Meso América, sobrevivieron a los tres siglos de coloniaje y mantienen rasgos aún vitales, que pueden adquirir nuevos y más avanzados significados en el esfuerzo transformador hacia un porvenir socialista moderno –en que desaparezca la propiedad privada, capitalista, y sea antesala de la sociedad comunista—como se viene ensayando en Bolivia. Pero, en nuestro caso, no tienen un grado de vitalidad equiparable al que se da en el país andino.

Por ahora, entre lo más promisorio del proceso de reorganización de las masas del pueblo está MORENA, el movimiento que se formó en torno a la figura de Andrés Manuel López Obrador y que fue el principal instrumento electoral y de masas para llevarlo a la presidencia. Pero está muy lejos de ser un partido consolidado.

Así que el tema de la organización del pueblo trabajador –y de su formación política—es uno de los que requieren mucho trabajo por parte de los comunistas mexicanos. 

El problema del narcotráfico, de las mafias de inmigración, de los feminicidios, de la corrupcion politica….¿Que solución veis para estos grandes problemas que padece Mexico?

Son problemas consubstanciales al mundo de hoy, con un modo capitalista de producción en avanzado grado de descomposición; con enormes mercados para el consumo de enervantes, en sus polos imperialistas, y con masas miserables, desposeídas del acceso a lo elemental en sus polos dependientes. La elevación paulatina del nivel de vida, de acceso a la educación y a la dignificación, que acompañe a un proceso de liberación nacional y regional respecto del imperialismo, puede aliviar de manera considerable ese tipo de males, pero sólo se solucionarán al desaparecer de la faz de la tierra este decrépito modo de producción. 

¿ Qué pensais de las diferentes insurgencias armadas que han existido en Mexico…y en el resto de NuestraAmerica?

Pensamos que todas las formas de lucha son válidas. Que le corresponde a cada pueblo escoger la más conveniente a sus circunstancias, en cada momento. En nuestra región, la lucha armada ha sido fundamental en muchos momentos de nuestra historia; en México también.

Ahora, en la etapa contemporánea, en México, sin embargo, carece de perspectiva.

¿Cómo definiriais la relación con vuestro poderoso e imperialista norteño, con los EEUU?

Estamos convencidos que el imperialismo es el enemigo fundamental de todos los pueblos del mundo, y el imperialismo estadounidense es el principal enemigo del pueblo de México y todos los de América Latina.

Vamos a ir terminando, tampoco deseo masacraros a preguntas…¿Cómo podeis definir vuestra definición del internacionalismo?

Como la necesidad y el deber que tenemos todos los revolucionarios de colaborar con todos los pueblos del mundo a avanzar hacia un futuro superior. De intercambiar experiencias y opiniones; entre partidos hermanos; de brindar ayuda, incluso material, cuando sea necesario.

Ya, sí, una ultima pregunta… ¿Cuál es el estado de salud que tiene hoy día, en 2020 el socialismo a nivel mundial? ¿Pensais que, ante la crisis galopante del capitalismo en su fase senil, reaccionarán los pueblos del mundo?

Pensamos que esta etapa de agotamiento del modo capitalista de producción será muy favorable para el desarrollo de las condiciones subjetivas anticapitalistas, en los países con alto desarrollo material –que es donde ya existe la base técnica y material para el desenvolvimiento del socialismo; y que, al mismo tiempo, se desarrollarán aún con mayor ímpetu, las condiciones subjetivas antimperialistas en los países sometidos a saqueo de sus recursos naturales y de una parte considerable de la plusvalía de su clase trabajadora, en los países sometidos a dependencia. Pensamos, por tanto, que hoy estamos mucho más cerca que nunca del salto cualitativo, revolucionario en el escenario del mundo, el socialismo está más cerca que nunca.

Pues nada más, un gustazo haber podido tener esta plática con vosotros, camaradas, y un saludo fraternal, comunista desde Euskal Herria.

Otro para usted, estimado camarada.

Autor

Web | + artículos

Euskal Herria, internacionalismo y sociedad comunista.

Desde diferentes trincheras, su norte, siempre guiado por la estrella roja ha sido ese.

Una Euskal Herria construyendo el socialismo con la sensibilidad feminista proletaria y con el internacionalismo como base de esa liberación nacional, de clase y de género.

Paz entre pueblos, guerra entre clases. Argala y el Che Guevara abrieron un camino, que mostraron Marx, Engels y Lenin y que lleva recorriendo desde hace más de tres décadas.