“Análisis en clave política sobre el caso de Igor”

“Las cárceles están diseñadas para eliminar al militante”

“La política ante los presos políticos tanto vascos como de otras nacionalidades o comunistas es de venganza”

“La amnistía debe contemplar el derecho inalienable a la autodeterminación”

El anuncio que, de nuevo, nos estremeció ayer 4 de septiembre, de que un nuevo preso político vasco había aparecido muerto en su celda de Martutene,  abre este curso político en Euskal Herria.

Lo abre pese a que su muerte ha sido ignorada o publicada en remotas y pequeñas zonas de los grandes medios de comunicación vascos.

Igor se suma a esa larguísima lista de presos que entraron por su propio pie, la mayoría de las veces en un precario estado físico tras serles practicada la tortura, y han salido en un ataúd.

La muerte de Igor, debe invitarnos a una reflexión seria sobre varios aspectos. Dicen que el militante se ha suicidado. Una primera reflexión debe ir en ese sentido. Ayer con el cuerpo aún calente de Igor, si había un común denominador en las informaciones sobre el asunto es que todas mencionaban que tras un par de intentos en otras cárceles, Igor se había quitado la vida. Incluido en medios digitales alternativos.

Estamos hablando de una información sensible que quizás debería administrar la familia. Solo ella y nadie más debe dar detalles de cómo ocurrió su muerte. Nadie más

Pero este hecho además, carece de un análisis sobre cuáles son las razones que le llevan a tal acto.

Ningún medio (tampoco alternativo…) hace mención al hecho de que las cárceles están diseñadas para eliminar al militante. Tratan de eliminarlos políticamente y psíquicamente. En los casos más extremos esa eliminación es también física. Igor era una persona que cuando entro a la cárcel era la alegría por vivir personificada. Quince años después tenemos lo que tenemos

Las cárceles del estado español, en una palabra están pensadas y diseñadas para acabar con las personas que entran. Si eres un preso social, acaban contigo pero si eres un preso político esa actitud se convierte en ensañamiento.

Tras dos intentos de quitarse la vida, está claro que Igor padecía una enfermedad grave que en su caso le ha costado la vida. Otra reflexión debe ir en el hecho de que el estado español se pasa sus propias leyes por el arco del triunfo. Desde marzo, por lo menos, que cumplió las tres cuartas partes de su condena debería estar con los suyos en Euskal Herria libre. Mientras ciertos personajes vinculados a la banda criminal GAL sus estancias en la cárcel han sido irrisorias, cuando no la han eludido, la política ante los presos políticos tanto vascos como de otras nacionalidades o comunistas es de venganza.

Hace apenas dos meses el grupúsculo fascista COVITE ante el traslado de Igor a Martutene montaba el cristo y pedía explicaciones al ministro de turno. Estarán satisfechos ante el desenlace del caso de Igor. Así es el fascismo español. Inhumano y vengativo.

Igor ha muerto en Donostia, en la cárcel de Martutene. En su caso se ha cumplido lo de “Euskal Presoak, Euskal Herrira”. No le ha salvado la vida.

Hoy es un día en que debemos enfatizar que sólo la amnistía es la salida para la situación de los y las presas. Una amnistía que contemple la solución del llamado “problema vasco” y que evite que haya en el futuro más presos en cárceles de exterminio por razones políticas.

Una amnistía que contemple el derecho inalienable a la autodeterminación. No el derecho a decidir que se inventó Ibarretxe. El derecho a la autodeterminación que contempla la legislación internacional y que contempla si así lo decide  el pueblo a construir una nación.

Una autodeterminación que permita al pueblo elegir su sistema social más conveniente a sus intereses. Incluido el socialismo.

La hipocresía de ciertos sectores de este pueblo no conoce límites. Hasta ayer mismo ni Sare ni Sortu reconocían a Igor como preso político y estaba fuera de sus listados de presos políticos vascos. Todo ello porque no secundaba la estrategia de Sortu

Hoy mismo unos y otros le recuerdan, publican carteles y convocan manifestación. Lo dicho….hipócritas!

Y una última reflexión…los estados fascistas como el español o el colombiano se les reconocen porque realizan las mismas prácticas.

Tanto en Colombia (allí con unas cantidades asombrosas y crueles) como el estado español la política es la misma. Eliminar la disidencia de una manera sistemática incluso físicamente.

De nada ha servido que las respectivas insurgencias hayan, por decirlo eufemísticamente, cambiado la estrategia, exhibiendo sonrisas por doquier y entregado las armas. No le sirve al estado.

Solo le sirve que por un lado renuncies a tus objetivos políticos como hizo ETA (PM) y de esa manera poder proclamar su victoria hasta los últimos objetivos. Y que los sectores  rancios puedan saborear las mieles de la venganza.

Todas estas reflexiones deberían activarse lo antes posible. Estos días lo que toca es llorar por Igor.

Recordarle y homenajearle. Su sonrisa siempre será joven

Autor

Web | + artículos

Euskal Herria, internacionalismo y sociedad comunista.

Desde diferentes trincheras, su norte, siempre guiado por la estrella roja ha sido ese.

Una Euskal Herria construyendo el socialismo con la sensibilidad feminista proletaria y con el internacionalismo como base de esa liberación nacional, de clase y de género.

Paz entre pueblos, guerra entre clases. Argala y el Che Guevara abrieron un camino, que mostraron Marx, Engels y Lenin y que lleva recorriendo desde hace más de tres décadas.