“Cuando nos “sorprende” el virus ya estaba infectado  el sistema”  – Olga Alonso Gens

“Esta pandemia, ha dejado al descubierto la cara más cruel de ese neo-liberalismo que viene actuando durante décadas”

“Empezamos a notar los efectos del covid social, económica y psicológicamente”

“Hemos de ser conscientes de que sólo bajo LA UNIFICACIÓN Y SUMA DE Fuerzas podremos iniciar una lucha organizada y activa que nos lleve a alguna parte que tenga futuro”

Cuando nos “sorprende” el virus ya estaba infectado  el sistema, los pilares sociales y esenciales de un Estado de Derecho   estaban siendo sometidos a todo tipo de recortes y los buitres se iban haciendo hueco y tomando el control .

Ya era una sociedad donde se cuestionaban derechos fundamentales como la Salud Pública, la Educación y la Vivienda, al margen de una pérdida continuada de derechos civiles que poco a poco nos ha ido robando; antes con un cierto pudor, y en estos momentos con el descaro más absoluto.

Siempre he pensado que al margen de siglas políticas o pensamientos filosóficos, en el presente hay algo que diferencia la intención social de un Gobierno y se trata de los Presupuestos Generales del Estado, en ellos se sentencia al pueblo de forma premeditada y olvidando las prioridades sociales.  Y si alguna vez se tuvieron en cuenta fue por las presiones y conquistas de la clase trabajadora exclusivamente.  La lucha de clases.

Por qué somos cuestionados por Europa y por la OMS, porqué la situación en España es de lo más preocupante. Pasamos de tener unos Servicios Sanitarios que funcionaban perfectamente al malvado mundo de las privatizaciones. Los resultados de la esquilmación de este país por las “bestias de oro” han hecho que no se haya podido actuar con garantías ante la destrucción de todo  tipo de cobertura pública , ya todo estaba en manos de la rapiña económica. Esa rapiña enloquecida por las cifras, que olvidó por completo que lo que ellos denominaban negocios eran cuestiones vitales para el pueblo, hablamos de LA VIDA. Las privatizaciones, especialmente en la Sanidad Pública ya nos estaba poniendo a todos en una situación de listas de espera interminables y un desgaste PRE-COVID evidenciado en el día a día del usuario.

Asimismo, lamentablemente se han confirmado nuestros peores presagios sobre la calidad  de las residencias de mayores, donde el virus se ha cebado, estas residencias son gestionadas  por empresarios sin escrúpulos que escatiman hasta el último euro para conseguir ganancias en detrimento de la seguridad y calidad de vida de sus residentes. No son sus ancianos, son su mercancía y sus ganancias son indecentes.

Se han ido desarrollando los acontecimientos en función de la no paralización del CAPITAL. Convirtiéndonos en “carne de cañón” por las malas praxis de aquellos que tenían que habernos defendido con medidas efectivas de protección y dejándonos a los “pies de los leones” para salvar las empresas de aquellos que nos explotan . Se han tomado decisiones sin sentido y absolutamente incoherentes, en muchos  casos chocan  unas con otras.  Presos en nuestros barrios marginados, pero libres para movernos en un transporte púbico atestado de gente y sin garantías  de estar  a salvo, para poder trabajar en los barrios libres y realizar nuestras funciones laborales  sin ningún tipo de garantía de NO CONTAGIO.

Esta pandemia, ha dejado al descubierto la cara más cruel de ese neo-liberalismo que viene actuando durante décadas y llenado sus bolsillos a costa de la miseria, los desahucios, la enfermedad, la esclavitud obrera, salarios irrisorios, recortes de todo tipo y una autentica indefensión laboral.

Vivimos en un país de reyes y reinas, impuestos por un tirano dictador que a golpe de sangre nos robó la legítima República, una casa Real que nos cuesta un riñón, corrupta y  ladrona.  Aún hoy  debemos estar pagando con nuestro sudor el rescate de los bancos. Esos bancos que  ante una situación alarmante y complicada  para una gran parte de la población, cierran sus puertas  y complican la realización de gestiones de vital importancia. Una Administración Pública sin atención presencial. Poco a poco han ido robando derechos de todo tipo, en algunas ocasiones de forma disimulada/camuflada y ya en este momento de una forma descarada porque todos ellos se sienten amparados por el PODER JUDICIAL y la cabra de la legión. Por no hablar de lo que ha significado la incursión del fenómeno PODEMOS en el resquebrajamiento de las organizaciones sociales y el desbarajuste de los partidos políticos llamados de “izquierda”.

Nos encontramos ante una situación desesperada para la miles y miles de persona que han quedado atrapadas en la miseria más absoluta y que no ven salidas por ningún lado. Todavía no se han resuelto sus promesas como la ayuda de los alquileres o la renta mínima. Todo eso es humo, puro humo, el pueblo empieza a no poder defenderse de la vileza del sistema, nos cierran todas las puertas y nos encontramos en situación de caos y total desesperanza. Empezamos a notar los efectos del covid social, económica y psicológicamente especialmente la clase trabajadora. El desgaste, el miedo a enfermar, el aumento de los sin techo y el abandono de las coberturas sociales. Si no reaccionamos vamos hacia el abismo.

Sólo el Pueblo salva al Pueblo, el despertar es de una necesidad incuestionable , estamos en una   sociedad apática, sin valores, doblegados al yugo y sin intención de mover un dedo por cambiar la estructuras de un Estado putrefacto. Hemos de ser conscientes de que sólo bajo LA UNIFICACIÓN Y SUMA DE FUERZAS podremos iniciar una lucha organizada y activa que nos lleve a alguna parte que tenga futuro.

Hemos de hacer llegar nuestro llamamiento urgente a todos las organizaciones, agentes sociales, partidos políticos,etc. En  el lazo de la unidad está la capacidad de lucha, y esta lucha no será un  camino de rosas.  Con coraje, desde el corazón ADELANTE, SIN MIEDO Y A POR TODAS, PORQUE NOS VA LA VIDA EN ELLO.

Olga Alonso Gens, militante de Trabajadoras Andaluzas–Trabajadoras Canarias

Autor

Plataforma de encuentro de mujeres Comunistas cuya área de acción actual es Andalucía y Canarias.

Por la defensa de la clase trabajadora y la construcción del socialismo.