Entrevista íntegra al canciller venezolano Jorge Arreaza en Radio Nacional de España

El Ministro de Exteriores de Venezuela relató cómo desde la Cancillería hicieron las coordinaciones para invitar a la Unión Europea a que participara con su veeduría en las elecciones del próximo 6 de diciembre.

“El próximo 5 de enero se juramenta una nueva Asamblea Nacional que va a ser elegida este domingo y que tendrá una nueva directiva, yo no se qué va a hacer la Unión Europea, ni España, ni EEUU, porque no habrá ni siquiera el menor sustento jurídico, para desconocer la voluntad del pueblo venezolano”

Así lo señaló la noche de este jueves el Ministro del Poder Popular para las Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, al ser entrevistado por Radio Nacional de España, en el programa Mesa del Mundo, donde conversó sobre las elecciones parlamentarias, las relaciones diplomáticas con ese país y las expectativas con respecto al nuevo gobierno de EEUU que se instala en enero del 2021.

“Qué van a hacer esos países que decidieron desconocer el Derecho Internacional Público, que apostaron a una guerra en Venezuela y reconocer un gobierno no solo ilegítimo, sino no elegido por nadie. Qué van a hacer el 6 de enero y qué posición van a tomar hacia Venezuela”, esa sería mi pregunta”, reflexionó el canciller venezolano.

Sobre lo que pasará con un sector de la oposición que no participa de las elecciones del próximo domingo 6 de diciembre, dijo que ellos han debido participar, “pero prefirieron seguir la estrategia de Trump, de máxima presión, de sanciones, de no participar para intentar deslegitimar el proceso.”

Advirtió que incluso entre los propios documentos aprobados por la oposición desde la Asamblea Nacional, como lo que llaman Estatuto para la Transición, “que no está en la Constitución venezolana porque no existe esa figura de Estatuto, dice que el 5 de enero del 2021 tiene que juramentarse una nueva Asamblea Nacional elegida por el pueblo venezolano, así que ellos no tienen asidero ni siquiera desde su perspectiva”.

¿Fracasó al final ese intento de acuerdo con la Unión Europea para que pudieran mandar observadores electorales, por qué no se postergaron las elecciones? – inquirió el periodista

-Cuando hay elecciones en Venezuela se levanta una serie de infamias, nosotros tranquilos porque nuestra Constitución es muy clara cuando establece que el 5 de enero, cada 5 años debe juramentarse una nueva Asamblea Nacional electa por el pueblo, es una fecha inamovible, solo hay dos fechas inamovibles, esa y la juramentación del Presidente de la República que es el 10 de enero cada seis años.

Relató cómo desde la Cancillería hicieron las coordinaciones para invitar a la Unión Europea a que participara con su veeduría.

“Estuve en contacto con el Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, de manera permanente y aunque avanzamos mucho en un proceso de diálogo interno entre venezolanos, entre grupos de la oposición y el gobierno, finalmente declinaron la invitación porque no tenían el tiempo suficiente, según lo establece su reglamento. Hubiésemos preferido que estuvieran todos, la Unión Europea y todos, ya están invitados, a Borrel ya le he dicho que vengan para las elecciones de Gobernadores y Alcaldes.”

El ministro Arreaza reiteró que no se podía modificar la fecha de las elecciones parlamentarias.

 “La Constitución es muy clara, esa fue una hipótesis que manejó la oposición que no está participando en las elecciones desde el año pasado, para buscar un mejor momento político para ellos que están muy fracturados, han cometido demasiadas torpezas, con un liderazgo zombi, el del señor Guaidó, entonces ellos querían más tiempo para tener más oportunidades de reagruparse, de reorganizarse, pero es un tiempo que no se puede ganar cuando se está en contra de la Constitución, así que nosotros lo que hemos hecho es cumplir estrictamente, y se lo dijimos tanto la oposición como a la Unión Europea, que la única condicionante que tenemos son los tiempos que impone nuestra Constitución.”

La participación siempre varía en las parlamentarias

Acerca de la participación electoral y la legitimidad de la Asamblea que resulte electa el próximo 6 de diciembre, el Canciller venezolano puntualizó que la votación en las elecciones parlamentarias es muy variante.

“Podemos ir 25 % que fue en el año 2005 cuándo se retiró la posición, en una estrategia política parecida a la que han aplicado este año, hasta un 70 % del año 2015, pero también nuestras leyes son muy claras y así como hay presidentes en América Latina como el de Chile, o cualquiera de esos países, que se eligen con un 20% o un 22%, la participación en Venezuela yo creo que va a ser muy superior a la que muchos están estimando y son los venezolanos que quieren elegir, los que deciden cuáles son sus instituciones, aquí el voto es un derecho no es un deber”.

Relaciones con España y un embajador conspirador

Sobre las relaciones diplomáticas entre Venezuela y España, desestimó que estén siendo afectadas o degradadas por el hecho de que ahora mismo ambas misiones diplomáticas no tengan embajadores sino encargados de Negocios.

“Creo que más bien es heroico que se hayan mantenido las relaciones y reconozco con toda humildad, que ha sido el Presidente Maduro el responsable de ello, cuando en febrero del año pasado, después que se cumplieron los tiempos de un famoso y muy arrogante ultimátum que el presidente del Gobierno español le puso al presidente Maduro, para que hiciera lo que él quería o reconocería otro presidente. Ese día desde la Cancillería le propusimos al Presidente Maduro expulsar al menos a los embajadores de los países que no le reconocían como primer mandatario. Sin embargo el Presidente fue muy generoso políticamente y me dijo, no Canciller, con Europa siempre hay que buscar la vía del diálogo, que se queden los embajadores, la representación al más alto nivel y también nuestros embajadores en sus países.”

En cuanto al nivel actual de las relaciones diplomáticas con España, precisó que  cuando el gobierno de Pedro Sánchez decide cambiar su  Embajador en Caracas, “necesariamente porque el anterior estuvo conspirando durante toda su estancia en Venezuela, se encuentra con el fenómeno jurídico de que según la ley de Narnia, no reconocen al presidente de Venezuela sino a otro señor, y allí es donde España nos propone que para mantener la relación la sostengamos a nivel de encargados de negocios, que es el segundo nivel, no un nivel bajo, es un nivel bastante alto”.

Denunció una vez más las actividades conspirativas del embajador español saliente, Jesús Silva, comentando que la huida del dirigente de la ultraderecha venezolana Leopoldo López, de la residencia oficial del embajador español, fue el corolario.

“Ese embajador, quien fue expulsado en una oportunidad por inmiscuirse en asuntos internos de Venezuela, lo llamé aquí a Despacho no menos de cuatro veces en persona, mas llamadas telefónicas, advirtiéndole que estaba tomando acciones fuera de la Convención de Viena de Relaciones Diplomáticas. También le avisé, antes de la Operación Gedeón, de mercenarios estadounidenses y venezolanos que entraron a Venezuela, que desde la residencia de España en Caracas, es decir desde esa residencia que es de los españoles y españolas, Leopoldo López estaba conspirando y organizando un plan para agredir a Venezuela y llevarnos a una situación de violencia. Él lo negó en todo momento, pero sabemos hasta los abrazos y las lágrimas de la despedida entre ellos dos, cuando Leopoldo López salió de la residencia. Lamentablemente ni el ministro Borrell ni la ministra Arancha nos hicieron caso en su momento y luego la historia demostró cuál fue el rol del señor Silva, muy poco diplomático, creo que esto debe afectar su carrera, sin lugar a duda, en estos años en Venezuela.”

Sin expectativas ante Biden

Consultado sobre las expectativas ante el triunfo de Joe Biden, el Canciller Arreaza manifestó tajante que “después de 20 años de Revolución, de haber coexistido con gobiernos como el de Clinton, Bush, Obama y Trump, tenemos ya la certeza de que el imperialismo es uno solo, en Estados Unidos hay una élite dominante que es la que toma las decisiones.

No tenemos grandes expectativas -prosiguió-, nosotros dependemos de nuestras propias capacidades, de la resistencia de nuestro pueblo, de las vías que hemos encontrado para burlar el bloqueo, las sanciones Estados Unidos, pero siempre hemos extendido la mano, incluso al gobierno de Trump, yo mismo me reuní en un par de oportunidades con Elliott Abrams y con otros voceros buscando puentes para poder llegar a una relación civilizada de respeto mutuo.

Si el nuevo gobierno de EEUU tiene a bien rectificar y mantener una relación civilizada de respeto a Venezuela, dentro de los límites del Derecho Internacional, bienvenido sea, si no, si prefiere ir por la via de la agresión,  nosotros sabremos no solo defendernos, sino también contraatacar, en el buen sentido de la palabra político, diplomático y económico, para proteger a nuestro pueblo.

Informes a distancia

Consultado sobre el informe publicado recientemente sobre supuestas violaciones de derechos humanos en Venezuela y que ha sido erróneamente atribuido a Naciones Unidas, el canciller venezolano aclaró que no es un documento oficial del ente multilateral, ya que no ha sido votado en ninguna instancia de esa organización.

Advirtió que se trata de un insumo que pidió la presidencia del Consejo de Derechos Humanos para ese consejo y que lo elaboraron sin haber ido a Venezuela, sólo se basaron ”en lo que ellos llaman fuentes abiertas: twitter, Instagram, páginas web y en entrevistas telefónicas con supuestas víctimas y sin revelar los detalles de la metodología empleada.”

“Sería muy poco serio para un Estado darle validez a un informe con esas características.  Aquí en Venezuela hay es un equipo de la Alta Comisionada, Michelle Bachelet, tiene ya más de un año, van a constituir una oficina y si leen los informes de la Alta Comisionada desde que ella hizo el primero, que no tenía un equipo hasta el último donde si está su equipo, verán que son bastante diferentes y como los primeros de ellos se parecen mucho a los de esta misión supuestamente independiente.  Venir a Venezuela y estar en el terreno desmonta muchos mitos, muchas leyendas que sobre nosotros siempre van a crearse por el temor que le tienen a los pueblos en el mundo, que tomen un día el poder como ha sido el caso venezolano.”