Palabras de Javier Arrue, embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Nicaragua.