Reportaje// Tu Hombre en la sala del público- Extradición de Julian Assange

Crónica del comunicador Craig Murray, quien estuvo presente durante los cuatro días de Audiencia para la extradición de Julian Assange

Día 1- Audiencia de Assange

La Corte de Woolwich Crown está diseñada para imponer el poder del estado. Los tribunales normales en este país son edificios públicos, colocados deliberadamente por nuestros antepasados en el centro de las ciudades, casi siempre a solo unos pasos de una calle principal. El objetivo principal de su posicionamiento y de su arquitectura era facilitar el acceso público en la creencia de que es vital que la justicia pueda ser vista por la ciudadanía.

Prisión de Belmarsh es una prisión de hombres de categoría A en Thamesmead, sureste de Londres, Inglaterra.  Se la conoce como “La guantánamo británica” IMAGEN: Peter Laing

La Corte de Woolwich Crown, que alberga el Tribunal de Magistrados de Belmarsh, está construida con el principio totalmente opuesto. Está diseñado sin otro propósito que excluir al público. Adjunto a una prisión en una marisma azotada por el viento lejos de cualquier centro social normal, una isla accesible solo a través de la circulación por un laberinto de autovías, toda la ubicación y la arquitectura del edificio se basa en evitar el acceso público. Está rodeada por una continuación de la misma barrera pálida de acero extremadamente resistente que rodea la prisión.Es lo más insólito, un palacio de justicia que forma parte del sistema penitenciario en sí mismo, un lugar donde ya se le considera culpable y está en la cárcel a su llegada. La Corte de Woolwich Crown no es más que la negación física de la presunción de inocencia, la encarnación misma de la injusticia en el acero inflexible, el hormigón y el vidrio blindado. Tiene precisamente la misma relación con la administración de justicia que la Bahía de Guantánamo o la Lubyanka. Es en verdad solo el ala de sentencias de la prisión de Belmarsh.

Al solicitar información sobre las instalaciones para que el público asistiera a la audiencia, un miembro del personal de la corte le dijo a un activista de Assange que deberíamos darnos cuenta de que Woolwich es una “corte antiterrorista”. Eso es cierto de facto, pero en realidad un “tribunal antiterrorista” es una institución desconocida para la constitución del Reino Unido. De hecho, si un solo día en la Corte de Woolwich Crown no te convence de que la existencia de la democracia liberal es ahora una falacia, entonces tu mente debe estar verdaderamente muy cerrada.

Las audiencias de extradición no se llevan a cabo en la Corte de Magistrados de Belmarsh dentro de la Corte de Woolwich Crown. Siempre se llevan a cabo en la Corte de Magistrados de Westminster, ya que la solicitud se considera entregada al gobierno de Westminster. Ahora comprende esto. Esta audiencia es en la Corte de Magistrados de Westminster. Está en manos de los magistrados de Westminster y del personal de la corte de Westminster, pero se encuentra en la Corte de Magistrados de Belmarsh dentro de la Corte de Woolwich Crown. Todo lo cual es una circunvolución extraña precisamente para que puedan usar la “corte antiterrorista” para limitar el acceso público e imponer el temor al poder del estado.

 

Una consecuencia es que, en la propia sala del tribunal, Julian Assange está confinado en la parte trasera del tribunal detrás de una mampara con vidrio a prueba de balas. Él señaló varias veces durante el proceso, que esto le dificulta mucho ver y escuchar las actuaciones. La magistrada, Vanessa Baraitser, eligió interpretar esto con deshonestidad estudiada como un problema causado por el muy leve ruido de los manifestantes afuera, en lugar de un problema causado porque Assange está encerrado lejos del tribunal en una enorme caja de vidrio a prueba de balas.

Ahora no hay ninguna razón en absoluto para que Assange esté en esa caja, diseñada para contener a terroristas extremadamente violentos físicamente. Podía sentarse, como lo haría normalmente un acusado en una audiencia, en el cuerpo del tribunal con sus abogados. Pero la cobarde y perversa Baraitser ha rechazado las reiteradas y persistentes solicitudes de la defensa para que a Assange le fuera permitido sentarse con sus abogados. Baraitser, por supuesto, no es más que una marioneta, bajo la supervisión de la magistrada en jefe Lady Arbuthnot, una mujer tan enredada en el establecimiento del servicio de defensa y seguridad que no puedo concebir ninguna forma en que su participación en este caso pueda ser más corrupta.

Lady Arbuthnot. IMAGEN: Euan Cherry/Photoshot

Ni a Baraitser ni a Arbuthnot les importa si hay una necesidad genuina de que Assange sea encerrado en una caja a prueba de balas, o si esto le impide seguir los procedimientos en el tribunal. La intención de Baraitser es humillar a Assange e infundir en el resto de nosotros horror ante el vasto poder aplastante del estado. La fuerza inexorable del ala de sentencias de la dantesca prisión de Belmarsh debe mantenerse. Si estás aquí, eres culpable.

Es el Lubyanka. Puede que seas solo un preso preventivo. Esto puede que sea solo una audiencia, no un juicio. Es posible que no tenga antecedentes de violencia y no sea acusado de violencia alguna. Es posible que tres de los psiquiatras más eminentes del país presenten informes de su historial de depresión clínica grave y advertencia de suicidio. Pero yo, Vanessa Baraitser, todavía te voy a encerrar en una caja diseñada para los terroristas más violentos. Para mostrar lo que podemos hacer a los disidentes. Y si no puedes por tanto seguir los procedimientos judiciales, mucho mejor.

Quizás acepte mejor lo que digo sobre el Tribunal cuando le diga que, para una audiencia que se está siguiendo en todo el mundo, lo llevaron a un tribunal que tenía un total de dieciséis asientos disponibles para el público. 16. Para asegurarme de que obtuve uno de esos 16 y podría ser tu hombre en la galería, estuve afuera de esa gran cerca cerrada de hierro haciendo cola en el frío, la humedad y el viento desde las 6 a.m. A las 8 de la mañana, la puerta se abrió, y pude caminar dentro de la cerca a otra cola frente a las puertas de la sala del tribunal, donde a pesar del hecho de que los anuncios señalaban claramente que el tribunal abre al público a las 8 de la mañana, tuve que hacer cola fuera del edificio nuevamente por otra hora y cuarenta minutos. Luego fui conducido a través de puertas blindadas automáticas, con seguridad de tipo aeropuerto, y tuve que hacer cola detrás de otras dos puertas cerradas, antes de finalmente llegar a mi asiento justo cuando el juzgado comenzó a las 10 am. Para ese entonces la pretensión era que deberíamos haber sido completamente amedrentados e intimidados, sin mencionar empapados y potencialmente hipotérmicos.

Había una entrada para medios de comunicación separada y una sala de medios con transmisión en vivo desde la sala del tribunal, y había tantos medios de comunicación que pensé que podía relajarme y no preocuparme ya que los hechos básicos serían ampliamente informados. De hecho, no podría haber estado más equivocado. Seguí los argumentos muy claramente cada minuto del día, y ninguno de los hechos y argumentos más importantes de hoy se ha informado en ningún lugar de los principales medios de comunicación. Esa es una afirmación audaz, pero me temo que es perfectamente cierto. Así que tengo mucho trabajo que hacer para que el mundo sepa lo que realmente sucedió. El mero hecho de ser un testigo honesto es de repente extremadamente importante, cuando todos los medios han abandonado ese papel.

El abogado James Lewis hizo la declaración de apertura de la acusación. Consistió en dos partes, ambas igualmente insólitas. La primera y más larga fue realmente notable por no contener argumentos legales y por estar dirigida no al magistrado sino a los medios de comunicación. No es solo que fuera obvio a donde apuntaban sus comentarios, sino que de hecho en dos ocasiones, durante su declaración de apertura, declaró que se dirigía a los medios, una vez repitió una oración y dijo específicamente que la estaba repitiendo nuevamente porque era importante que los medios la recogieran.

Estoy francamente asombrado de que Baraitser lo haya permitido. Está completamente fuera de orden que un abogado dirija sus comentarios no al tribunal sino a los medios de comunicación, y simplemente no podría haber ninguna evidencia más clara de que este es un juicio político y que Baraitser es cómplice de eso. No tengo la menor duda de que la defensa se habría levantado extremadamente rápido si hubieran comenzado a dirigir comentarios a los medios de comunicación. Baraitser no pretende ser otra cosa que esclavo de la Corona y, por extensión, del gobierno de los Estados Unidos.

Los puntos que Lewis deseaba que los medios supieran eran estos: no es cierto que los principales medios como The Guardian y New York Times también estén amenazados por los cargos contra Assange, porque Assange no fue acusado de publicar los cables sino solo de publicar los nombres de informantes, e incitar a Manning y ayudarlo a intentar piratear computadoras. Solo Assange había hecho estas cosas, no los medios convencionales.
Lewis entonces procedió a leer una serie de artículos de los principales medios de comunicación atacando a Assange, como evidencia de que los medios y Assange no estaban en el mismo barco. Toda la hora de apertura consistió en que la fiscalía se dirigió a los medios de comunicación, intentando crear una brecha clara entre los medios y Wikileaks y, por lo tanto, con el objetivo de reducir el apoyo de los medios a Assange. Era una alocución política, ni remotamente una exposición jurídica. Al mismo tiempo, la fiscalía había preparado una gran cantidad de copias de esta sección del discurso de Lewis, que fueron entregadas a los medios y entregadas electrónicamente para que pudieran cortar y pegar.

Chelsea Manning, exanalista de inteligencia militar y ex soldado del Ejército de los EEUU fue la principal confidente que filtró cables a Wikileaks. El 17 de mayo de 2017 fue liberada después de siete años privada de libertad, una quinta parte de la pena que le había sido impuesta, gracias al perdón que le otorgó en enero de ese año el entonces presidente, Barack Obama (2009-2017), tres días antes de abandonar la Casa Blanca. Sin embargo pocos días después volvió a prisión por desacato al negarse a testificar en el caso Wikileaks.

Tras un receso, el magistrado Baraitser cuestionó a la fiscalía sobre la veracidad de algunas de estas afirmaciones. En particular, la afirmación de que los periódicos no estaban en la misma posición porque Assange no fue acusado de publicación, sino de “ayudar e incitar” a Chelsea Manning a obtener el material, no parecía coherente con la lectura de Lewis de la Ley de Secretos Oficiales de 1989, que decía que simplemente obtener y publicar cualquier secreto del gobierno era un delito. Seguramente, sugirió Baraitser, ¿eso significaba que los periódicos que solo publicaban las filtraciones de Manning serían culpables de un delito?

Esto pareció pillar a Lewis completamente desprevenido. Lo último que esperaba era cualquier perspicacia de Baraitser, cuyo trabajo era simplemente hacer lo que decía. Lewis tarareó y tartamudeó, se puso y se quitó los anteojos varias veces, ajustó su micrófono repetidamente y recogió una sucesión de trozos de papel de su escrito, cada uno de los cuales pareció sorprenderlo por su contenido, mientras los agitaba infeliz en el aire diciendo que realmente debería haber citado el caso Shayler pero no pudo encontrarlo. Era como estar viendo a Colombo pero sin el encanto y sin la pregunta clave al final del proceso.

Caso Shayler

‘Dejé los servicios secretos británicos cuando el MI6 decidió financiar a Osama Bin Laden’

De repente, Lewis pareció tomar una decisión. Sí, dijo con mucha más firmeza. La Ley de Secretos Oficiales de 1989 fue introducida por el Gobierno de Thatcher después del Caso Ponting, específicamente para eliminar la defensa del interés público y hacer que la posesión no autorizada de un secreto oficial sea un delito de responsabilidad estricta, lo que significa que no importa cómo lo obtuviste, publicarlo e incluso poseerlo te hizo culpable. Por lo tanto, bajo el principio de doble incriminación, Assange era responsable para la extradición hubiera ayudado o no a Manning. Lewis luego agregó que cualquier periodista y cualquier publicación que imprimiera el secreto oficial por tanto también estaría cometiendo un delito, sin importar cómo lo hubieran obtenido, y sin importar si nombraba o no a los informantes.

Lewis con ello directamente acababa de contradecir completamente su declaración de apertura a los medios de comunicación al afirmar que no tenían que preocuparse ya que los cargos de Assange nunca podrían aplicarse a ellos. Y lo hizo justo después del receso, inmediatamente después de que su equipo había entregado copias del argumento que ahora había contradicho por completo. No puedo pensar que haya sucedido a menudo en el juzgado que un abogado experimentado haya demostrado tan absoluta e inmediatamente ser un mentiroso completo y malintencionado. Este fue sin duda el momento más increíble en la audiencia del juzgado hoy.

Sin embargo, sorprendentemente, no puedo encontrar ninguna mención de que esto haya sucedido, en ninguna parte de los principales medios de comunicación. Lo que puedo encontrar, en todas partes, es a los principales medios difundiendo, en un corta y pega, la primera parte de la declaración de Lewis sobre por qué el enjuiciamiento de Assange no es una amenaza para la libertad de prensa; pero nadie parece haber informado que Lewis abandonó por completo su propio argumento solo cinco minutos después. ¿Fueron los periodistas demasiado estúpidos para captar los intercambios?

 

“Los principales medios hicieron un corta y pega de la declaración de Lewis sobre por qué el enjuiciamiento de Assange no es una amenaza para la libertad de prensa”

 

La explicación es muy simple. La aclaración proviene de una pregunta que Baraitser le hizo a Lewis, no hay un registro impreso o electrónico de la respuesta de Lewis. Su declaración original se proporcionó en formato de cortar y pegar a los medios. Su contradicción requeriría que un periodista escuche lo que se dijo en la corte, lo entienda y lo escriba. No hay un porcentaje significativo de periodistas de los principales medios de comunicación que controlen esa habilidad elemental hoy en día. El “periodismo” consiste en cortar y pegar de fuentes aprobadas únicamente. Lewis podría haber apuñalado a Assange hasta la muerte en la sala del tribunal, y no se informaría a menos que figurara en un comunicado de prensa del gobierno.

No me quedó claro el propósito de Baraitser en esto. Claramente, ella desconcertó mucho a Lewis en este punto, y pareció mas disfrutar de hacerlo. Por otro lado,la puntualización que hizo no es necesariamente útil para la defensa. Lo que ella estaba diciendo era esencialmente que Julian podría ser extraditado bajo doble incriminación, desde el punto de vista del Reino Unido, solo por publicar, conspirara o no con Chelsea Manning, y que todos los periodistas que publicaron podrían ser acusados también. ¿Pero seguramente este es un punto tan extremo que estaría destinado a ser invalidado bajo la Ley de Derechos Humanos? ¿Estaba presionando a Lewis para que articulara una posición tan extrema como para ser insostenible, dándole la soga suficiente para ahorcarse, o estaba babeando ante la perspectiva de no solo extraditar a Assange, sino de enjuiciamientos masivos de periodistas?

La reacción de un grupo fue muy interesante. Los cuatro abogados del gobierno de EE. UU., sentados inmediatamente detrás de Lewis, tuvieron la delicadeza de parecer muy incómodos de hecho, ya que Lewis declaró sin rodeos que cualquier periodista y cualquier periódico o publicación de medios de difusión o incluso poseer algún secreto del gobierno estaría cometiendo un delito grave. Toda su estrategia había sido fingir que no están diciendo eso.

Lewis luego pasó a concluir los argumentos de la fiscalía. El tribunal no tenía que tomar ninguna decisión, afirmó. Assange debe ser extraditado. El delito satisface el requisito de doble criminalidad, ya que fue un delito tanto en los Estados Unidos como en el Reino Unido. La ley de extradición del Reino Unido prohibió específicamente a la corte probar si había alguna evidencia para respaldar los cargos. Si hubiera habido, como argumentó la defensa, abuso de proceso, el tribunal aún debe extraditar y luego debe perseguir el abuso de proceso como un asunto separado contra los abusadores. (Este es un argumento particularmente engañoso, ya que no es posible que la corte tome medidas contra el gobierno de EE. UU. debido a la inmunidad soberana, como Lewis bien sabe). Finalmente, Lewis declaró que la Ley de Derechos Humanos y la libertad de expresión eran completamente irrelevantes en los procedimientos de extradición.

Edward Fitzgerald entonces se levantó para hacer la declaración de apertura de la defensa. Comenzó afirmando que el motivo del enjuiciamiento era completamente político y que los delitos políticos estaban específicamente excluidos en virtud del artículo 4.1 del tratado de extradición entre el Reino Unido y los Estados Unidos. Señaló que en el momento del juicio de Chelsea Manning y nuevamente en 2013, la administración Obama había tomado decisiones específicas para no procesar a Assange por las filtraciones de Manning. Esto fue revertido por la administración Trump por razones que fueron completamente políticas.

Sobre el abuso del proceso, Fitzgerald se refirió a la evidencia presentada ante los tribunales penales españoles de que la CIA había encargado una compañía de seguridad española para espiar a Julian Assange en la Embajada, y que este espionaje incluía específicamente la vigilancia de las reuniones confidenciales de Assange con sus abogados para abordar la extradición . Para el estado que intenta extraditar el espiar las consultas cliente-abogado del acusado es en sí mismo un motivo para desestimar el caso. (Este punto es indudablemente cierto. Cualquier juez decente desestimaría el caso sumariamente por el escandaloso espionaje de los abogados defensores).

Fitzgerald continuó diciendo que la defensa aportaría pruebas de que la CIA no solo espió a Assange y sus abogados, sino que consideró activamente secuestrarlo o envenenarlo, y que esto demostró que no había compromiso con el verdadero estado de derecho en este caso.

Fitzgerald dijo que la formulación del caso por parte de la fiscalía contenía una tergiversación deliberada de los hechos que también equivalía a abuso de proceso. No era cierto que hubiera ninguna evidencia de daño a los informantes, y el gobierno de los Estados Unidos lo había confirmado en otros foros, por ejemplo, en el juicio de Chelsea Manning. No hubo conspiración para piratear computadoras, y Chelsea Manning había sido absuelta por ese cargo en la corte marcial. Por último, no era cierto que Wikileaks hubiera iniciado la publicación de nombres de informantes no editados, ya que otras organizaciones de medios habían sido responsables de esto primero.

Una vez más, hasta donde puedo ver, si bien la denuncia estadounidense de daño a informantes se documenta ampliamente, la refutación total de la defensa sobre los hechos y la afirmación de que la fabricación de los hechos equivale a abuso de proceso no se documenta mucho. Fitzgerald finalmente se refirió a las condiciones carcelarias de los EE. UU., a la imposibilidad de un juicio justo en los EE. UU. y al hecho de que la Administración Trump ha declarado que los ciudadanos extranjeros no recibirán la protección de la Primera Enmienda, como razones por las que se debe prohibir la extradición. Puede leerse toda la declaración de la defensa, pero en mi opinión, el pasaje más fuerte fue sobre por qué se trata de un enjuiciamiento político y, por lo tanto, no puede ser extraditado.

“A los efectos de la sección 81 (a), tengo que tratar a continuación la cuestión de cómo este enjuiciamiento motivado políticamente satisface la prueba de ser dirigido contra Julian Assange por sus opiniones políticas. La esencia de sus opiniones políticas, las cuales han provocado este enjuiciamiento se resumen en los informes del profesor Feldstein [pestaña 18], el profesor Rogers [pestaña 40], el profesor Noam Chomsky [pestaña 39] y el profesor Kopelman: –
i. Es uno de los principales defensores de una sociedad abierta y de la libertad de expresión.
ii. Es antiguerra y antiimperialista.
iii) Es un abanderado mundialmente reconocido de la transparencia política y del derecho del público a acceder a la información sobre cuestiones de importancia: asuntos como la corrupción política, los crímenes de guerra, la tortura y el maltrato de detenidos de Guantánamo.

5.4.Estas creencias y esas acciones inevitablemente lo ponen en conflicto con estados poderosos, incluida la administración actual de los Estados Unidos, por razones políticas. Lo que explica por qué ha sido denunciado como terrorista y por qué el presidente Trump ha pedido en el pasado la pena de muerte.

5.5. Pero debo agregar que sus revelaciones están lejos de limitarse a las fechorías de los Estados Unidos. Ha expuesto el espionaje de Rusia; y revelaciones publicadas sobre el Sr. Assad en Siria; y se dice que las revelaciones de WikiLeaks sobre la corrupción en Túnez y la tortura en Egipto fueron el catalizador de la mismísima Primavera Árabe.

5.6.Los Estados Unidos dicen que no es periodista. Pero verá un registro completo de su trabajo en Bundle M. Ha sido miembro del sindicato de periodistas australianos desde 2009, es miembro de la Federación Europea de Periodistas y del NUJ (Unión Nacional de los Periodistas , sindicato para los periodistas en el Reino Unido y la República Irlandesa). Ha ganado numerosos premios en los medios de comunicación, incluido el premio más alto para periodistas australianos. Su trabajo ha sido reconocido por The Economist, Amnistía Internacional y el Consejo de Europa. Él es el ganador del premio Martha Gelhorn de periodismo y ha sido nominado repetidamente para el Premio Nobel de la Paz, incluidos ambos, el año pasado y este año. Puede ver en los materiales aportados que ha escrito libros, artículos y documentales. Ha publicado artículos en The Guardian, New York Times, Washington Post y New Statesman, solo por nombrar algunos. Algunas de las mismas publicaciones por las cuales se busca su extradición han sido referenciadas y utilizadas en los tribunales de todo el mundo, incluido el Tribunal Supremo del Reino Unido y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En resumen, ha abogado por la causa de la transparencia y la libertad de información en todo el mundo.

5.7.El profesor Noam Chomsky lo expresa así: “al defender con valentía las creencias políticas que la mayoría declaran compartir, ha prestado un enorme servicio a todos aquellos en el mundo que valoran los principios de libertad y democracia y que, por lo tanto, exigen el derecho a saber qué están haciendo sus representantes electos ‘[véase la pestaña 39, párrafo 14]. Por lo tanto, el impacto positivo de Julian Assange en el mundo es innegable. La hostilidad que ha provocado en la administración Trump es igualmente innegable.

El criterio jurídico para “opiniones políticas”

5.8. Estoy seguro de que conoce los precedentes legales sobre este tema: concretamente, si se realiza una solicitud debido a las opiniones políticas del acusado. Se debe adoptar un enfoque amplio al aplicar el criterio. En apoyo de esto, confiamos en el caso de Re Asliturk [2002] EWHC 2326 (autoridades de abusos, pestaña 11, párrafos 25-26) que establece claramente que se debe adoptar un enfoque tan amplio al concepto de opiniones políticas. Y eso abarcará claramente las posiciones ideológicas de Julian Assange. Además, también confiamos en casos como Emilia Gómez v SSHD [2000] INLR 549 en la pestaña 43 del grupo de autoridades de delitos políticos. Estos muestran que el concepto de “opiniones políticas” se extiende a las opiniones políticas imputadas al ciudadano individual por el estado que lo procesa. Por esa razón, la caracterización de Julian Assange y WikiLeaks como una “agencia de inteligencia hostil no estatal” por parte de Pompeo deja en claro que ha sido blanco por sus opiniones políticas. Todos los expertos cuyos informes tienen muestran que Julian Assange ha sido atacado debido a la posición política que le imputa la administración Trump, como un enemigo de Estados Unidos que debe ser derribado “.

Mañana la defensa continúa. Estoy sinceramente inseguro de lo que haré, ya que en este momento me siento demasiado exhausto como para estar allí a las 6 am para hacer cola para entrar. Pero espero de alguna manera apañármelas para elaborar otro informe mañana por la noche.

 

Día 2- Audiencia de Assange

 

Esta tarde, el abogado español de Julian, Baltasar Garzón, dejó la Corte para regresar a Madrid. Al salir, naturalmente, se detuvo para estrecharle la mano a su cliente, ofreciendo sus dedos a través de la estrecha ranura en la jaula de vidrio a prueba de balas. Assange medio se incorporó para tomar la mano de su abogado. Los dos guardias de seguridad en la jaula con Assange saltaron inmediatamente, poniendo las manos sobre Julian y obligándolo a sentarse, evitando el apretón de manos.

 

Bosquejo del equipo de defensa de Julian Assange en Londres, 24 de febrero: Edward Fitzgerald a la izquierda y Mark Simmons, a la derecha. Elizabeth Cook / AP

 

Eso no fue de ninguna manera lo peor hoy, pero es una imagen impactante de la fuerza bruta sin sentido que se usa continuamente contra un hombre acusado de publicar documentos. El hecho de que un hombre ni siquiera pueda estrechar la mano de su abogado para despedirse está contra todo el espíritu en el que a los miembros del sistema legal les gusta fingir que se practica la ley. Presento ese momento desconcertante como condensación de los actos de ayer en la corte.

Los procedimientos del día 2 comenzaron con una declaración del abogado de Assange, Edward Fitzgerald, que nos conmocionó bruscamente. Dijo que ayer, en el primer día del juicio, Julian había sido desnudado y registrado dos veces, once esposado y cinco encerrado en diferentes celdas de detención. Además de esto, las autoridades de la prisión le habían quitado todos sus documentos judiciales, incluidas las comunicaciones confidenciales entre sus abogados y él mismo, y se le había dejado sin capacidad para prepararse la participación en los procedimientos de hoy.

La magistrado Baraitser miró a Fitzgerald y declaró, con una voz cargada de desdén, que él ya había planteado tales asuntos antes y que ella siempre había respondido que no tenía jurisdicción sobre las instalaciones de la prisión. Que el debería quejarse a las autoridades de la prisión. Fitzgerald se mantuvo de pie, lo que provocó un gesto de desagrado evidente de parte de Baraitser, y respondió que, por supuesto, volverían a hacerlo, pero este comportamiento repetido de las autoridades de la prisión amenazó la capacidad de la defensa para prepararse. Agregó que, independientemente de la jurisdicción, según su experiencia, era una práctica común que los magistrados y jueces transmitieran comentarios y solicitudes al servicio penitenciario donde se viera afectada la conducta del juicio, y que las cárceles normalmente escuchaban a los magistrados favorablemente.

Baraitser negó rotundamente cualquier conocimiento de tal práctica, y declaró que Fitzgerald debería presentarle argumentos escritos que establezcan la jurisprudencia en jurisdicción sobre las condiciones de prisión. Esto fue demasiado incluso para el fiscal James Lewis, quien se puso de pie para decir que la fiscalía también querría que Assange tuviera una audiencia imparcial, y que podía confirmar que lo que sugería la defensa era una práctica normal. Incluso entonces, Baraitser todavía se negó a intervenir en la prisión. Afirmó que si las condiciones de la prisión eran tan malas como para llegar al nivel más alto de imposibilitar una audiencia imparcial, la defensa debería presentar una moción para desestimar los cargos por esos motivos. De lo contrario deberían dejarlo estar.

Tanto la fiscalía como la defensa parecieron sorprendidos por la afirmación de Baraitser de que ella no había oído hablar de lo que ambos llamaron una práctica común. Lewis podría haber estado realmente preocupado por la impactante descripción del tratamiento en prisión de Assange ayer; o puede que acabara de recibir advertencias de voces en su cabeza gritando “juicio nulo”. Pero el resultado neto es que Baraitser intentará no hacer nada para evitar el abuso físico y mental de Julian en la cárcel ni tratar de darle la capacidad de participar en su defensa. La única explicación realista que se me ocurre es que Baraitser ha sido advertida, porque este maltrato continuo y la confiscación de documentos recae en la autoridad gubernamental superior.

Un último pequeño incidente que contar: habiendo hecho cola nuevamente desde las primeras horas, estaba en la cola final antes de la entrada a la galería pública, cuando el nombre fue llamado por Kristin Hrnafsson, editor de Wikileaks, con quien estaba hablando en ese momento. Kristin se identificó y el funcionario de la Corte le dijo que le habían prohibido entrar a la galería pública.

 

“Sin justificación legal se prohibió el acceso a la galería pública del juicio a Kristin Hrnafsson, editor de Wikileaks, tras una salida protesta solidaria de la familia de Assange, finalmente este fue readmitido”

 

Ahora bien, estuve con Kristin durante todo el proceso el día anterior, y él no había hecho absolutamente nada fuera de lugar: es más bien un caballero tranquilo. Cuando lo llamaron, fue por su nombre y por la descripción del trabajo: estaban prohibiendo específicamente al editor de Wikileaks entrar al juicio. Kristin preguntó por qué y le dijeron que era una decisión del Tribunal.

En este escenario, John Shipton, el padre de Julian, anunció que en este caso los miembros de la familia también se irían, y lo hicieron, saliendo del edificio. Ellos y otros comenzaron a twittear las noticias del abandono protesta familiar. Esto pareció causar cierta consternación entre los funcionarios de la corte, y quince minutos después, Kristin fue readmitido. Todavía no tenemos idea de qué hay detrás de esto. Más tarde durante el día, los funcionarios informaron a los periodistas que era simplemente porque se había saltado la cola, pero eso parece improbable, ya que fue retirado por el personal que lo llamó por su nombre y título, en lugar de haberle visto como se colara.

Nada de lo anterior va al material oficial del caso. Todo lo anterior les brinda información sobre la naturaleza draconiana del juicio-espectáculo político que se está llevando a cabo mas que lo hace la farsa que se está representando en el cuerpo de la Corte. Hubo momentos hoy en que me sentí atraído por el proceso judicial y logré la suspensión de la incredulidad que podrías hacer en el teatro, y comencé a pensar “Wow, este caso va bien para Assange”. Luego, un evento como el que se relata arriba te golpea, una frialdad se apodera de tu corazón, y recuerdas que no hay un jurado aquí para convencer. Simplemente no creo que nada de lo que se diga o demuestre con pruebas en la sala del tribunal pueda tener un impacto en el veredicto final de este tribunal.

Así que vamos a los procedimientos reales en el caso.

Para la defensa, el abogado Mark Summers declaró que los cargos de los Estados Unidos dependían completamente de tres acusaciones de facto sobre el comportamiento de Assange:

1) Assange ayudó a Manning a decodificar una clave para acceder al material clasificado.

Summers afirmó que esta era una acusación demostrablemente falsa desde la comprobación de la corte marcial a Manning.

2) Assange solicitó el material a Manning

Summers declaró que esto era demostrablemente incorrecto por la información pública disponible.

3) Assange a sabiendas pone en riesgo vidas

Summers afirmó que esto era demostrablemente erróneo tanto por la información disponible públicamente como por la participación específica del gobierno de los Estados Unidos.

En resumen, Summers declaró que el gobierno de los EE. UU. sabía que las acusaciones hechas eran falsas en cuanto a hechos, y que se hicieron demostrablemente de mala fe. Por lo tanto, se trataba de un abuso del procedimiento que debería conducir al rechazo de la solicitud de extradición. Describió los tres cargos anteriores como “basura, basura y basura”.

Summers entonces recorrió los hechos del caso. Dijo que los cargos de Estados Unidos dividen los materiales filtrados por Manning a Wikileaks en cuatro categorías:

a) Cables diplomáticos
b) informes de evaluación de detenidos en Guantánamo
c) Reglas de combate de la guerra de Irak
d) Diarios de guerra afganos e iraquíes

Luego revisó metódicamente a), b), c) y d) relacionando cada uno a su vez con los supuestos comportamientos 1), 2) y 3), haciendo doce relatos de explicación y exposición en total. Esta descripción exhaustiva tomó unas cuatro horas y no intentaré recogerla toda aquí. Prefiero dar lo más destacado, pero ocasionalmente me referiré al supuesto número de comportamiento y/o la supuesta letra de referencia de materiales. Espero que lo sigan así, ¡me tomó algo de tiempo hacerlo!

Referente al 1) Summers con gran detalle demostró de manera concluyente que Manning tenía acceso a cada material a) b) c) d) proporcionado a Wikileaks sin necesitar ningún código de Assange, y tenía ese acceso incluso antes de contactar a Assange. Tampoco Manning necesitaba un código para ocultar su identidad como alegaba la fiscalía: la base de datos para los analistas de inteligencia a los que Manning podía acceder, al igual que otros miles de analistas, no requería un nombre de usuario o contraseña para acceder desde una computadora militar del trabajo. Summers citó el testimonio de varios oficiales de la corte marcial a Manning para confirmar esto. Ni romper el código de administración del sistema le daría acceso a Manning a ninguna base de datos clasificada adicional. Summers citó evidencia de la corte marcial a Manning, donde se había aceptado, que la razón por la que Manning quería ingresar al administrador de sistemas era permitir que los soldados pusieran sus videojuegos y películas en sus ordenadores portátiles del gobierno, lo que de hecho sucedió con frecuencia.

El magistrado Baraitser hizo dos importantes interrupciones. Observó que si Chelsea Manning no sabía que no podía ser rastreada como el usuario que descargó las bases de datos, podría haber buscado la ayuda de Assange para descifrar un código que ocultara su identidad, desde la ignorancia de que no necesitaba hacer eso, y el ayudarle todavía sería un delito de Assange.

Summers señaló que Manning sabía que no necesitaba un nombre de usuario y contraseña, porque de hecho accedía a todos los materiales sin necesitarlo. Baraitser respondió que esto no constituía una prueba de que ella sabía que no se podía rastrear. Summers dijo en toda lógica que no tenía sentido argumentar que estaba buscando un código para ocultar su identificación de usuario y contraseña, donde no había identificación de usuario y contraseña. Baraitser respondió de nuevo que no podía probar eso. En este punto, Summers se volvió algo irritable y cortante con Baraitser, y la llevó a través de la evidencia en la corte marcial nuevamente. De los cuales más …

Baraitser también señaló que, incluso si Assange estuviera ayudando a Manning a descifrar un código de administrador, incluso si no le permitiera acceder a más bases de datos, todavía era un uso no autorizado y constituiría un delito de ayudar e instigar al uso indebido de la computadora, incluso si fuera para un propósito inofensivo.

Después de un breve receso, Baraitser regresó con un verdadero chascarrillo. Ella le dijo a Summers que él había presentado los hallazgos de la corte marcial estadounidense de Chelsea Manning como un hecho. Pero ella no estuvo de acuerdo en que su tribunal tuviera que considerar las pruebas en una corte marcial de los EE. UU., incluso las pruebas acordadas o no impugnadas o las pruebas de enjuiciamiento, como hechos. Summers respondió que las pruebas acordadas o las pruebas de enjuiciamiento en la corte marcial de los EE. UU. claramente fueron aceptadas por el gobierno de los EE. UU. como un hecho, y lo que estaba en cuestión en este momento era si el gobierno de los EE. UU. estaba acusando incluso en contra de los hechos que sabía probados. Baraitser dijo que volvería a su punto una vez que se escuchara a los testigos.

Baraitser no estaba haciendo ningún intento de ocultar una hostilidad al argumento de la defensa, y parecía irritado porque tenían la temeridad de hacerlo. Esto explotó cuando se discutió c), las reglas de combate en la guerra de Irak. Summers argumentó que estos no habían sido solicitados por Manning, sino que Manning los había proporcionado en un archivo adjunto junto con el vídeo de Asesinato colateral que mostraba el asesinato de los periodistas de Reuters y niños.

 

El propósito de Manning, como afirmó en la corte marcial, era mostrar que las acciones de Asesinato colateral violaban las reglas de enfrentamiento, a pesar de que el Departamento de Defensa afirmó lo contrario. Summers declaró que al no incluir este contexto, la solicitud de extradición de los EE. UU. fue deliberadamente engañosa, ya que ni siquiera mencionó el vídeo de Asesinato colateral en absoluto.

En este punto, Baraitser no pudo ya ocultar su desprecio. Trata de imaginar a Lady Bracknell diciendo “un bolso de mano” o “la línea de metro de Brighton”, o si tu educación no fue así, trata de imaginar a Pritti Patel viendo a un inmigrante discapacitado. Esta es una cita literal:

“¿Está sugiriendo, señor Summers, que las autoridades, el Gobierno, deberían tener que dar contexto a sus cargos?”

Summers, imperturbable, respondió afirmativamente y luego mostró dónde la Corte Suprema lo había dicho así en otros casos de extradición. Baraitser mostraba una total confusión de que cualquiera pudiera reclamar una distinción significativa entre el Gobierno y Dios.

La mayor parte del argumento de Summers fue para refutar el comportamiento 3), poniendo en riesgo vidas. Esto solo se reclamó en relación con los materiales a) y d). Summers describió ampliamente los esfuerzos de Wikileaks con medios de comunicación colaboradores durante más de un año para establecer una campaña enorme de edición en los cables. Explicó que los cables no eliminados solo estuvieron disponibles después de que Luke Harding y David Leigh de The Guardian publicaron la contraseña en el caché como el título del Capítulo XI de su libro Wikileaks, publicado en febrero de 2011. (Pinche aquí para el artículo en inglés)

 

“El gobierno de los Estados Unidos había estado participando activamente en el ejercicio de edición de los cables. Por lo tanto, sabían que las acusaciones de publicación imprudente eran falsas.”

 

Nadie había juntado 2 y 2 en esta contraseña hasta que la publicación alemana Der Freitag lo hizo y anunció que tenía los cables no editados en agosto de 2011. Summers entonces dio los argumentos más poderosos del día.
El gobierno de los Estados Unidos había estado participando activamente en el ejercicio de edición de los cables. Por lo tanto, sabían que las acusaciones de publicación imprudente eran falsas.

La periodista Sarah Harrison junto a Edward Snowden

Una vez que Der Freitag anunció que tenían los materiales no editados, Julian Assange y Sara Harrison telefonearon instantáneamente a la Casa Blanca, al Departamento de Estado y la Embajada de los Estados Unidos para advertirles que las fuentes nombradas podrían estar en riesgo. Summers leyó las transcripciones de las conversaciones telefónicas donde Assange y Harrison intentaron convencer a los funcionarios estadounidenses de la urgencia de habilitar los procedimientos de protección de la fuente, y expresaron su desconcierto cuando los funcionarios los bloquearon. Esta evidencia minó por completo el caso del gobierno de los Estados Unidos y demostró ser de mala fe al omitir hechos extremadamente relevantes. Fue un momento muy llamativo.

Con relación al mismo comportamiento 3) referido a los materiales d), Summers demostró que la corte marcial de Manning había aceptado que estos materiales no contenían nombres de fuentes en peligro, pero mostró que Wikileaks había activado un ejercicio de edición de todos modos como un enfoque preventivo de doble seguridad.
Hubo mucho más de la defensa. Por la acusación, James Lewis indicó que respondería en profundidad más adelante en los procedimientos, pero deseaba decir que la fiscalía no acepta la evidencia de la corte marcial como un hecho, y en particular no acepta ninguno de los testimonios “interesados” de Chelsea Manning , a quien describió como un criminal condenado que alega falsamente nobles motivos. La fiscalía de modo general rechazó cualquier noción de que este tribunal debería considerar la verdad o no de cualquiera de los hechos; eso solo podía decidirse en un juicio en los Estados Unidos.

 

“Baraitser argumentó que la extradición política no es ilegal en el Reino Unido, ya que el Tratado (de Extradicción con EEUU) no tiene fuerza legal en la Corte”

 

Luego, para concluir los procedimientos, Baraitser lanzó una bomba total. Ella dijo que aunque el Artículo 4.1 del Tratado de Extradición de EE. UU. / Reino Unido prohibía las extradiciones políticas, esto solo estaba en el Tratado. Esa exención no aparece en la Ley de Extradición del Reino Unido. A primera vista, por lo tanto, la extradición política no es ilegal en el Reino Unido, ya que el Tratado no tiene fuerza legal en la Corte. Invitó a la defensa a abordar este argumento por la mañana.

Ahora son las 06.35am y llego tarde para comenzar a hacer cola …

 

Día 3- Audiencia de Assange

Assange ha contado con el apoyo de múltiples activistas y militantes así como de personalidades del mundo del arte como Roger Waters, cofundador de Pink Floyd, (en imagen) o la diseñadora Vivienne Westwood.

En los procedimientos de ayer en el tribunal, la fiscalía adoptó argumentos tan rígidos y aparentemente irrazonables que me he estado preocupando sobre cómo redactarlos de una manera que no parezca caricatura o exageración injusta de mi parte. Lo que ha estado sucediendo en este tribunal ha ido bastante más allá de la caricatura. Todo lo que puedo hacer es darles mi garantía personal de que lo que cuento en realidad es lo que sucedió.

Como de costumbre, abordaré primero los asuntos de procedimiento y el tratamiento de Julian, antes de entrar en una clara exposición de los argumentos legales presentados.

Vanessa Baraitser está bajo una clara instrucción de simular preocupación al preguntar, cerca del final de cada sesión, justo antes de que paremos de todos modos, si Julian se siente bien y si le gustaría un descanso. Luego ella ignora su respuesta rutinariamente. Ayer Julian respondió con cierta extensión que no podía escuchar correctamente metido en su caja de vidrio y que no podía comunicarse con sus abogados (en algún momento ayer comenzaron a evitar que le pasara notas a su abogado, lo cual, según sé, era el trasfondo de la prevención agresiva cuando intentaba estrechar la mano de Garzón, su abogado).

Baraitser insistió en que solo podría ser escuchado a través de su letrado, que dado que se le impidió darles instrucciones, era un poco irónico. Una vez dicho esto, tuvimos un receso de diez minutos mientras Julian y su abogado podían hablar en las celdas, presumiblemente donde podrían ser aún oportunamente molestados una vez más.

A su regreso, Edward Fitzgerald hizo una solicitud formal para que se le permitiera a Julian sentarse junto a sus abogados en el tribunal. Julian era “un hombre apacible e intelectual” y no un terrorista. Baraitser respondió que liberar a Assange del banquillo al cuerpo del tribunal significaría que era liberado de la custodia. Lograr eso requeriría una solicitud de fianza.

Nuevamente, el abogado de la acusación James Lewis intervino del lado de la defensa para tratar de hacer que el tratamiento de Julian fuera menos extremo. No estaba bastante seguro, sugirió tímidamente, de que fuera correcto que se requiera una fianza para que Julian estuviera en el cuerpo del juzgado, o que estar en el cuerpo del tribunal acompañado por oficiales de seguridad significara que un prisionero ya no estaba bajo custodia. Los presos, incluso el más peligroso de los terroristas, prestan declaración desde el banquillo de los testigos en el cuerpo del tribunal cerca de los abogados y el juez. En el Tribunal Supremo, los prisioneros frecuentemente se sentaban con sus abogados en audiencias de extradición, en casos extremos de delincuentes violentos lo hacen esposados a un oficial de seguridad.

 

“Assange podría representar un peligro para el público” Vanessa Baraitser

 

Baraitser respondió que Assange podría representar un peligro para el público. Era una cuestión de bienestar y seguridad. ¿Cómo pensaron Fitzgerald y Lewis que ella tenía la capacidad de llevar a cabo la evaluación de riesgos necesaria? Tendría que depender del Grupo 4 para decidir si esto era posible.

Sí, ella realmente dijo eso. El grupo 4 tendría que decidir.

Baraitser comenzó a tirar de jerga como un Dalek cuando se sale de control. La “evaluación de riesgos” y la “salud y seguridad” aparecieron mucho. Ella comenzó a parecerse a algo peor que un Dalek, un funcionario del gobierno local particularmente estúpido de muy bajo grado. “Sin jurisdicción” “depende del Grupo 4”. Al recuperarse un poco, afirmó rotundamente que la entrega bajo custodia solo puede significar la entrega al banquillo del juzgado, en ningún otro lugar de la sala. Si la defensa lo quería en la sala del tribunal donde el podía escuchar mejor los procedimientos, solo lo podrían hacer mediante solicitud de libertad bajo fianza y su liberación en general. Luego miró a ambos abogados con la esperanza de que esto los hubiera sentado, pero ambos todavía permanecían de pie.
En su manera tímida (que confieso está empezando a gustarme) Lewis dijo que “la acusación es neutral en esta solicitud, por supuesto, pero, eeeh, realmente no creo que sea correcto”. La miró como un tío amable cuya sobrina favorita acaba de comenzar a beber tequila de la botella en una fiesta familiar.

Baraitser concluyó el asunto afirmando que la Defensa debe presentar argumentos escritos antes de las 10 de la mañana de mañana sobre este punto, y luego celebraría una audiencia por separado sobre la posición de Julian en el tribunal.

El día había comenzado con una muy enojada Magistrado Baraitser dirigiéndose a la sala del público. Ayer, dijo, se había tomado una foto dentro de la sala del tribunal. Fue un delito penal tomar o intentar tomar fotografías dentro de la sala del tribunal. Vanessa Baraitser miró en este punto con muchas ganas de encerrar a alguien. También parecía en su enojo estar asumiendo infundadamente que quien fuera que tomó la foto de la sala del público el martes todavía estaba allí el miércoles; yo sospecho que no. Estar enojado con el público al azar debe ser muy estresante para ella. Intuyo que ella grita mucho en los trenes.

A la Sra. Baraitser no le gusta la fotografía: parece ser la única figura pública en Europa occidental que no tiene foto en Internet. De hecho, el propietario promedio de un lavado de autos rural ha dejado más evidencia de su existencia e historia de vida en Internet que Vanessa Baraitser. Lo cual no es delito por su parte, pero sospecho que la eliminación del historial no se logra sin un esfuerzo considerable. Alguien me sugirió que podría ser un holograma, pero creo que no. Los hologramas tienen más empatía.

Me divirtió el delito de intentar tomar fotos en la sala del tribunal. ¿Qué tan incompetente deberías ser para intentar tomar una foto y no hacerlo? Y si no se tomó ninguna foto, ¿cómo prueban que estaba intentando tomar una, en lugar de enviar mensajes de texto a su madre? Supongo que “intentar tomar una foto” es un delito en que podría atraparse a alguien que llega con una gran cámara réflex, un trípode y varias cajas de iluminación montadas, pero ninguno de ellos parecía haber llegado a la sala del público.

Baraitser no indicó si era un delito penal publicar una fotografía tomada en una sala de audiencias (o, de hecho, intentar publicar una fotografía tomada en una sala de audiencias). Sospecho que lo es. De todos modos, Le Grand Soir* ha publicado una traducción de mi informe ayer, y allí puedes ver una foto de Julian en su jaula antiterrorista de cristal a prueba de balas. Y No, me apresuro a agregar, no tomada por mí.

Vayamos ahora a considerar los argumentos legales de ayer sobre la solicitud de extradición en sí. Afortunadamente, estos son básicamente bastante simples de resumir, porque aunque tuvimos cinco horas de disquisición legal, en gran parte consistió en que ambas partes compitieron en citar decenas de “autoridades”, p. ej jueces muertos, para respaldar su punto de vista, y así repetir los mismos puntos continuamente con poco valor desde la exégesis de las innumerables citas.

 

Como anticipó ayer la magistrado Baraitser, la fiscalía argumenta que el artículo 4.1 del tratado de extradición entre el Reino Unido y los Estados Unidos no tiene fuerza legal.

 

Los gobiernos del Reino Unido y de los Estados Unidos dicen que el tribunal hace cumplir la ley nacional, no el derecho internacional, y por lo tanto el tratado no tiene validez. Este argumento se ha presentado ante el tribunal en forma escrita a la que no tengo acceso. Pero de la discusión en el tribunal fue evidente que la fiscalía argumenta que la Ley de Extradición de 2003, bajo la cual está operando el tribunal, no hace excepciones para los delitos políticos. Todas las leyes de extradición anteriores habían excluido la extradición por delitos políticos, por lo que debe ser la intención del parlamento soberano que los delincuentes políticos ahora puedan ser extraditados.

 

“La fiscalía argumenta que la Ley de Extradición de 2003, bajo la cual está operando el tribunal, no hace excepciones para los delitos políticos”

 

Al comenzar su alegación, el abogado Edward Fitzgerald argumentó que la Ley de Extradición de 2003 por sí sola no es suficiente para hacer una extradición real. La extradición requiere dos cosas en su lugar; la Ley general de extradición y el Tratado de extradición con el país o países interesados. “Sin tratado, sin extradición” era una regla inquebrantable. El Tratado fue la base misma de la solicitud. Así que decir que la extradición no se regía por los términos del tratado en virtud del cual se hizo, era crear un absurdo legal y, por lo tanto, un abuso del proceso. Citó ejemplos de juicios hechos por la Cámara de los Lores y el Consejo del Reino donde los derechos de los tratados se consideraban ejecutables a pesar de la falta de incorporación a la legislación nacional, particularmente para evitar que las personas sean extraditadas a posibles ejecuciones en las colonias británicas.

Fitzgerald señaló que, si bien la Ley de Extradición de 2003 no contenía una prohibición de extradiciones por delitos políticos, no establecía que no podría haber tal restricción en los tratados de extradición. Y el tratado de extradición de 2007 fue ratificado después de la ley de extradición de 2003.

En esta fase, Baraitser interrumpió para decir que era evidente que la intención del parlamento era que podría haber extradición por delitos políticos. De lo contrario, no habrían eliminado la barra en la legislación anterior. Fitzgerald declinó estar de acuerdo y dijo que la Ley no dice que la extradición por delitos políticos no puede ser prohibida por el tratado que permite la extradición.

 

Fitzgerald luego continuó diciendo que la jurisprudencia internacional había aceptado durante un siglo o más que no se extraditaba a los delincuentes políticos. No hubo extradición política en la Convención Europea sobre Extradición, el Tratado Modelo de Extradición de las Naciones Unidas y la Convención de Interpol sobre Extradición. Estaba en cada uno de los tratados de extradición de los Estados Unidos con otros países, y había estado durante más de un siglo, ante la insistencia de los Estados Unidos. Para los gobiernos del Reino Unido y de los Estados Unidos, decir que no se aplicaba sería asombroso y establecería un terrible precedente que pondría en peligro a los disidentes y posibles presos políticos de China, Rusia y regímenes de todo el mundo que hubieran escapado a terceros países.

Fitzgerald declaró que todas las autoridades principales acordaron que había dos tipos de delitos políticos. El delito político puro y el delito político relativo. Un delito político “puro” se definió como traición, espionaje o sedición. Un delito político “relativo” era un acto que normalmente era criminal, como asalto o vandalismo, llevado a cabo con un motivo político. Cada uno de los cargos contra Assange fue un delito político “puro”. Todos menos uno eran cargos de espionaje, y la acusación había comparado el cargo por uso indebido de la computadora con el incumplimiento de la ley de secretos oficiales para cumplir con la prueba de doble criminalidad. La acusación principal de que Assange estaba tratando de dañar los intereses políticos y militares de los Estados Unidos estaba en la definición misma de un delito político para todas las autoridades.

 

“La acusación principal de que Assange estaba tratando de dañar los intereses políticos y militares de los Estados Unidos estaba en la definición misma de un delito político para todas las autoridades.”

 

En respuesta, Lewis declaró que un tratado no podía ser vinculante en la ley inglesa a menos que el Parlamento lo incorporara específicamente en la ley inglesa. Esta fue una defensa democrática necesaria. Los tratados los hace el poder ejecutivo que no podía hacer ley. Esto iba a la soberanía del Parlamento. Lewis citó muchas sentencias que indicaban que los tratados internacionales firmados y ratificados por el Reino Unido no podían aplicarse en los tribunales británicos. “Puede sorprender a otros países que sus tratados con el gobierno británico no tengan fuerza legal”, bromeó.

Manifestantes a favor de Assange en Londres. / DANIEL LEAL-OLIVAS /AFP

Lewis dijo que no hubo abuso de proceso aquí y, por lo tanto, no se acogieron a derechos en virtud de la Convención Europea. Era solo el funcionamiento normal de la ley que la disposición del tratado sobre la no extradición por delitos políticos no tenía legitimación legal.

Lewis dijo que el gobierno de los Estados Unidos discute que los delitos de Assange sean políticos. En el Reino Unido / Australia / Estados Unidos había una definición diferente de delito político para el resto del mundo. Consideramos que los delitos políticos “puros” de traición, espionaje y sedición no son delitos políticos. Solo los delitos políticos “relativos” – delitos comunes cometidos con un motivo político – fueron vistos como delitos políticos en nuestra tradición. En esta tradición, la definición de “político” también se limitaba a apoyar a un partido político contendiente en un estado. Lewis continuará con este argumento mañana.

Día 4- Audiencia de Assange

Por favor prueba este experimento por mí.

Intente hacer esta pregunta en voz alta, en un tono de interés intelectual y compromiso: “¿Está sugiriendo que los dos tienen el mismo efecto?”

Ahora intenta hacer esta pregunta en voz alta, en un tono de hostilidad e incredulidad que raya en el sarcasmo: “¿Estás sugiriendo que los dos tienen el mismo efecto?”

En primer lugar, felicidades por tus habilidades de actuación; sigues las instrucciones muy bien. En segundo lugar, ¿no es fascinante con que precisión las mismas palabras pueden transmitir significados opuestos dependiendo de la modulación del acento, el tono y el volumen?

Ayer, la fiscalía continuó con su argumento de que la cláusula del Tratado de Extradición del Reino Unido / Estados Unidos de 2007 que prohíbe la extradición por delitos políticos es papel mojado, y que los objetivos de Julian Assange no son políticos en ningún caso. El abogado de la fiscalía James Lewis habló durante aproximadamente una hora, y Edward Fitzgerald QC respondió por la defensa aproximadamente el mismo tiempo. Durante la presentación de Lewis, este fue interrumpido por la juez Baraitser exactamente una vez. Durante la respuesta de Fitzgerald, Baraitser interumpió diecisiete veces.

 

“Durante la presentación de Lewis, este fue interrumpido por la juez Baraitser exactamente una vez. Durante la respuesta de Fitzgerald, Baraitser interumpió diecisiete veces.”

 

En la transcripción, esas interrupciones no parecerán irrazonables: “¿Podría aclararme eso, señor Fitzgerald …” “Entonces, ¿cómo enfrenta con el punto del Sr. Lewis que …” “Pero seguramente ese es un argumento circular …” “Pero no está incorporado, ¿verdad? …”

Todas estas y la otra docena de interrupciones fueron diseñadas para mostrar que el juez intenta aclarar el argumento de la defensa en un espíritu de análisis intelectual. Pero si escuchaste el tono de la voz de Baraitser, viste su lenguaje corporal y expresiones faciales, fue todo lo contrario.

La imagen falsa que puede dar una transcripción se ve exacerbada por la cortesía de Fitzgerald que responde continuamente a cada hostigamiento obvio con “Gracias señora, eso es muy constructivo”, lo que de nuevo si estuviera allí, significaba claramente lo contrario. Sin embargo, lo que una transcripción mostrará de manera útil fue desde el púlpito intimidatorio de Baraitser la táctica de interrumpir a Fitzgerald una y otra vez, menospreciando sus opiniones y evitando de manera muy deliberada que entrase fluidamente su argumento. El contraste en todos los sentidos con su tratamiento de Lewis no podría ser más pronunciado.

Así que ahora a informar sobre los argumentos legales en sí.

James Lewis por la acusación, continuando con sus argumentos del día anterior, dijo que el Parlamento no había incluido una prohibición de extradición por delitos políticos en la Ley de 2003. Por lo tanto, no podría reintroducirse en la ley mediante un tratado. “Introducir una exclusión de Delitos Políticos por la puerta de atrás sería subvertir la intención del Parlamento”.

Lewis también argumentó que no se trataba de delitos políticos. La definición de delito político en el Reino Unido se limitaba a un comportamiento destinado a “derrocar o cambiar un gobierno o inducirlo a cambiar su política”. Además, el objetivo debe ser cambiar el gobierno o la política a corto plazo, no en un futuro indeterminado.
Lewis declaró que, además, el término “delito político” solo podía aplicarse a los delitos cometidos dentro del territorio donde se intentó realizar el cambio. Entonces, para ser clasificado como delitos políticos, Assange habría tenido que cometerlos dentro del territorio de los Estados Unidos, pero no lo hizo.

Si Baraitser decidiera aplicar la prohibición de delitos políticos, el tribunal tendría que determinar el significado de “delito político” en el Tratado de Extradición del Reino Unido / Estados Unidos e interpretar el significado de los párrafos 4.1 y 4.2 del Tratado. Interpretar los términos de un tratado internacional estaba más allá de los poderes de la corte.

Lewis dijo con grandilocuencia que la conducta de Julian Assange no podía clasificarse como un delito político. “Es imposible colocar a Julian Assange en la posición de refugiado político”. La actividad en la que participó Wikileaks no tenía el significado adecuado de oposición política a la Administración de los Estados Unidos o un intento de derrocar a esa administración. Por lo tanto, el delito no fue político.

Por la defensa, Edward Fitzgerald respondió que la Ley de Extradición de 2003 era una base legislativa bajo la cual los tratados pudieran funcionar. Al Parlamento le preocupaba eliminar cualquier amenaza de abuso de la excepción de delitos políticos como cobertura en actos terroristas de violencia contra civiles inocentes. Pero se mantenía una protección clara, aceptada en todo el mundo, para la disidencia política pacífica. Esto se reflejó en el Tratado de Extradición sobre la base del cual el tribunal estaba actuando.

Baraitser interrumpió puntualizando que el Tratado de Extradición del Reino Unido / Estados Unidos no se incorporó a la ley inglesa.

Fitzgerald respondió que toda la solicitud de extradición se basa en el tratado. Es un abuso procesal de las autoridades basarse en el tratado para la solicitud, pero luego afirmar que sus disposiciones no se aplican.

“En razón de ello, es un argumento muy extraño que un tratado que da lugar a la extradición, sobre el cual se basa la extradición, pueda ser ignorado en sus disposiciones. A primera vista es absurdo.” Edward Fitzgerald abogado para la defensa agregó que los tribunales ingleses interpretan tratados todo el tiempo. El dio ejemplos.

Fitzgerald continuó que la defensa no aceptaba que la traición, el espionaje y la sedición no fueran considerados como delitos políticos en Inglaterra. Pero incluso si uno aceptara la definición demasiado estricta de delito político de Lewis, el comportamiento de Assange aún cumplía el criterio. ¿Qué demonios podría ser el motivo de publicar pruebas de crímenes de guerra y corrupción del gobierno, mas que cambiar la política del gobierno? De hecho, la evidencia probaría que Wikileaks había cambiado efectivamente la política del gobierno de los Estados Unidos, particularmente en Irak.

Baraitser interrumpió de nuevo para decir que exponer las irregularidades del gobierno no era lo mismo que tratar de cambiar la política del gobierno. Fitzgerald le preguntó, finalmente, con cierta exasperación después de innumerables interrupciones, ¿qué otra razón podría haber al exponer las irregularidades del gobierno aparte de inducir un cambio en la política del gobierno?

Con esto concluyeron los argumentos iniciales para la acusación y la defensa.

Nota:

La Audiencia se pospone hasta el próximo mes de mayo.

https://www.telesurtv.net/news/concluye-primera-parte-juicio-extradicion-julian-assange-20200227-0047.html

Fuente:

Your Man in the Public Gallery – Assange Hearing Day 1

Craig Murray (17 de octubre de 1958 – ), es un funcionario, bloguero y diplomático británico, fue embajador del Reino Unido ante Uzbekistán hasta su destitución, el 14 de octubre de 2004.

Tan pronto como llegó a Uzbekistán, informó al Foreign Office (Ministerio Británico de Relaciones Exteriores) del “carácter fascista” del régimen de Islom Karimov y de la práctica generalizada de la tortura. Ante el silencio de sus superiores de Whitehall, afirma haber descubierto que el MI6 (servicio secreto exterior británico) recurre a los torturadores uzbekos para interrogar prisioneros. Tras un enfrentamiento con el gobierno de Tony Blair, decide dar a conocer públicamente los hechos.

Sus revelaciones estarían al origen del descubrimiento de una red global de rapto, secuestro y tortura que habría sido puesta en marcha por la CIA y el MI6 después del 11 de septiembre de 2001 y cuya faceta de los “vuelos secretos” es la más documentada en Europa; la existencia de dicha red provoca un gran escándalo en este continente. Por sus revelaciones recibió el Sam Adams Award en 2005.1

En noviembre de 2005, Craig Murray participa en la Conferencia internacional Axis for Peace organizada por la Red Voltaire, durante la cual se reúnen diferentes “líderes anti imperialistas”.

En julio de 2006, Craig Murray publica su testimonio con el título Asesinato en Samarkanda. Según él, tras haber sido amenazado con sufrir represalias judiciales, es forzado a desistir de publicar en Gran Bretaña los documentos oficiales con los cuales prueba sus acusaciones, pero los hace difundir a través de la Red Voltaire.
….

Traducción de Txema Sánchez 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *